Administrar el tiempo

¿Cómo administras tu tiempo? El tiempo… 24 hs al día…
¿Sientes que el tiempo te toma… te supera? O ¿Puedes administrar tu tiempo en balance desde lo que sientes y haces?
Según Covey “El desafío no consiste en administrar el tiempo, sino en administrarnos a nosotros”
Y Zig Ziglar dice “El problema es la falta de dirección, no la falta de tiempo: todos contamos con días de 24 horas”

Administrar el tiempo significa ser eficaz en el modo de transitar el día a día. El aprender a separar lo importante de lo imprescindible. El poder darle una dirección con sentido eficaz a lo que hacemos.

Cuando hablamos de eficacia, queremos significar el dar prioridades, intentar separar del hacer del día, lo que sí es importante para la persona y descartar lo que no resulta productivo y necesario, el poder identificar cuáles son las “actividades rutinarias, sin sentido”.

¿Cómo elegir… administrar nuestro tiempo?
¿Qué eliges?... ¿Brújula o reloj?
La brújula se refiere a nuestro sentido de dirección en la vida. El reloj nos muestra las horas que transcurren hasta llegar al día siguiente, separa la noche del día, marca horas, minutos, segundos. Nos muestra tiempos en los que hacemos tal o cual tarea. Es la relación tiempo -acción.

En cambio si eliges, parafraseando, tomar una brújula para manejar tu tiempo eficazmente, “ese tiempo” que te muestre cuál es el verdadero sentido que le quieres dar a tu día, cuál son las necesidades de hoy desde cuando te despiertas hasta cuando terminas con tu labor, lograrás hacer una verdadera diferencia en ti.

Claro que observar tus acciones desde la brújula requiere de pensamiento objetivo, de trazar prioridades, de darse “el tiempo” para diseñar tu propia vida, de aprender acerca de los cuellos de botella por los cuales transitas en el día a día, de replantearte qué necesitas aprender para no solo seguir el tic tac de tu reloj, sino para “vivir en armonía junto al movimiento de tu tic tac interno” sintiéndote satisfecho de lo que haces y cómo lo haces.

¿Qué necesitamos aprender para saber administrar nuestro tiempo? ¿Cuáles son los enemigos del tiempo?
-El tratar de hacer más que lo posible. El llenarse de actividades, aún sin sentido.
-Permitir que “lo inesperado” consuma nuestra planificación del tiempo, tales como llamadas inesperadas, visitas sin sentido, sin tomar conciencia de reconocer si “eso inesperado” puede ser postergado o remitido a otras personas.
-El control. Siendo controladores, hacemos más tareas de las que en realidad tendríamos que hacer, solo por el sentir que…“Como yo no lo hace nadie” “Que los otros no lo hacen bien”. A veces el detenerse a “enseñar” vale más tiempo que el “hacerlo uno mismo”. Pues ese tiempo de detenerse a enseñar es más valioso y productivo, ya que se verá multiplicado en eficacia futura.

Nos gustaría cerrar entonces con la explicación del significado del tiempo Chronos y Kayros.

Chronos es el tiempo lineal, el que transcurre sin más, el que consume tu día desde lo mecánico, es el que utilizas cuando manejas, solo por el hecho de manejar y llegar a otro lugar, por ejemplo, sin reparar en el paisaje o el recorrido.

El tiempo Kayros es el contrario. Vives en Kayros cuando aprendes a disfrutar de un trayecto en auto, cuando buscas las oportunidades para resolver los conflictos, y así aprendes a administrar tu tiempo de modo certero. Es el dejar de aturdir nuestro día trabajando bajo presión y llenándonos de obligaciones sin sentido, para dale paso a las oportunidades, esas que realmente deseamos. Cuando circulamos en el tiempo Kayros, logramos obtener mejores resultados y conseguimos que nuestro estrés se reduzca.

Analicemos cómo nos relacionamos con el tiempo:
¿Cuáles son tus frenadores para no transitar en tiempo Kayros? ¿Cuántas horas al día le dedicas al trabajo? ¿Cuántas horas al día disfrutas y descansas? ¿En cuál de los roles que transitas tu día a día, sientes que tu tiempo no alcanza? Ejemplo: en las relaciones familiares, en el trabajo, en ejercicio físico, etc. ¿Qué necesitas para relacionarte diferente con el punto 4? ¿Cómo trabajas con las palabras “lo importante” y “lo no importante”? ¿Tienen diferencia para ti? ¿Qué tiempo tomas, si lo tomas, para planificar tu día o semana? ¿Te asignas objetivos específicos? ¿Qué sucede luego? Si ocupas parte de tu día en tareas innecesarias, ¿Cuánto tiempo le asignas a ellas? ¿Cuánto tiempo de tu día deseas relacionarte en tiempo Chronos y cuánto en tiempo Kayros como búsqueda de oportunidades, excelencia y bienestar? ¿Qué necesitas aprender para ello?

Te gusta este contenido?

Compartelo en tus redes sociales.

Tienes preguntas o necesitas más información?

No dudes en llamarnos al +52 (55) 4149 8791 (en la Ciudad de México)