El espejo del fútbol

Toda expresión popular lleva implícitos elementos característicos del medio social que le dan origen, y el fútbol como una de las representaciones más populares no es la excepción.

Analizar nuestra sociedad desde la fotografía de cada participación mundialista es un ejercicio interesante pues muestra vestigios de las características políticas y culturales que se vivían en ese momento. En 1990, nuestro país no tuvo participación en el torneo de Italia, debido a un fraude por inscripción de jugadores de mayor edad a la permitida en el previo torneo de selecciones de la categoría Sub-20. En aquellos años, haciendo memoria, un fraude se había presentado en las elecciones presidenciales - con la famosa caída del sistema. Si esa misma 'fotografía' la tomamos en este momento, en que la sociedad se encuentra dividida por la segmentación política, las finanzas tienen un claro retroceso y culturalmente enfrentamos una evidente mediocridad, no es de sorprender que la representación de fútbol, hubiera alcanzado una clasificación también mediocre, augurando una participación igual de pobre.

Un juego de conjunto exige confianza en los compañeros de equipo, igual que en cualquier relación interpersonal. Y del mismo modo eso es posible si existe primero confianza en uno mismo. Pero, ¿cómo tener confianza cuando la economía y violencia que estamos atravesando, nos generan un sentimiento de inseguridad?.

Partiendo pues de este punto, y aceptando el fútbol como una de las expresiones mas populares, resulta evidente la lectura que solemos pasar por alto sobre algo que es una consecuencia y no un hecho aislado.

¿Entonces, por que las selecciones mas jóvenes tienen éxito?. Por tendencias y naturaleza, la juventud, en su búsqueda de identidad, tiene el ímpetu para 'romper moldes', marcar un camino diferente al de sus predecesores. Pero los roles sociales ya están definidos, y para funcionar en esta sociedad que les rodea, la juventud termina alineada en alguno de ellos, aceptando el esquema antes desafiado, disfrutando de las ventajas y pagando el precio que esto conlleva.

¿Pero es entonces cierta la idea que ahora están propagando respecto a que si cambiamos nuestra actitud, la selección tendrá éxito?. Si... y no.

En el mismo sentido en que una expresión popular retrata nuestra sociedad, esa expresión tiene efecto en la psique colectiva. Un círculo difícil de romper por buscar identificación con un grupo de jugadores a quienes les encumbran una representación mas bien patriótica que de una actividad deportiva.

El 'ganamos' y 'perdieron', ejemplifican lo anterior. Queremos sentir orgullo de lo que 'nuestra patria' logra, pero tener a quien culpar cuando no se consigue lo deseado.


APSICAT
Somos tu alternativa.
+52 (55) 4149 8791
contacto {arroba} apsicat.com

Te gusta este contenido?

Compartelo en tus redes sociales.

Tienes preguntas o necesitas más información?

No dudes en llamarnos al +52 (55) 4149 8791 (en la Ciudad de México)