Por que tu equipo no camina

Te revalaré un hecho que seguro conoces pero que no has aprovechado: resulta que no estamos conectados de manera natural para jugar bien juntos. Cualquiera que haya observado alguna vez cómo juegan los niños a los juegos de equipo lo entenderá. El trabajo en equipo es justo eso: TRABAJO.

Un estudio de la Universidad de Berkeley afirma que las personas con alto rendimiento (alias potentes) a las que se les fuerza a trabajar en un grupo con otras personas potentes obtienen resultados por debajo de la media.

En parte porque acaban discutiendo sobre quién consigue ser "el jefe de la manada" en vez de trabajar para conseguir un consenso. Y en parte porque los trabajadores de alto rendimiento se centran menos en la tarea y no comparten información de la forma más eficaz. Están demasiado distraídos sobre su estatus de líderes como para trabajar más duro como jugadores de equipo.

Si los trabajadores más productivos consiguen mejores resultados como superestrellas solitarias, ¿qué esperanza nos queda a los demás?

En una entrevista reveladora con la publicación Harvard Business Review, el destacado psicólogo del trabajo y la organización J. Richard Hackman comparte el porqué de que los equipos no funcionen de manera natural:

No tengo ninguna duda de que cuando tienes un equipo, existe la posibilidad de que genere magia... Pero no cuento con ello. Las investigaciones demuestran de manera consistente que los equipos defraudan a pesar de todos los recursos adicionales de los que disponen.

Ahora bien, los equipos tienen muchas ventajas:

  • Comparten más recursos que los que podrían tener individualmente
  • Tienen mayor flexibilidad para hacer uso de sus recursos (por ejemplo, si alguien se pone enfermo, un equipo se puede organizar para cubrir esa baja).
  • Disponen de muchas oportunidades para el aprendizaje colectivo.
  • Tienen el potencial para las sinergias: ese momento en el que todo funciona y el trabajo en equipo produce magia.

Entonces, ¿cómo es que un estudio tras otro se demuestra que el rendimiento real de los equipos con frecuencia es peor que el de las personas que trabajan individualmente?

El mismo Hackman, sugiere que solo hay dos razones principales para el fracaso de los equipos:

- A menudo se emplean equipos para hacer trabajos que los harían mejor trabajadores individuales
Cuando pones a un grupo a hacer un tipo de tarea creativa que encaja mejor con un trabajador individual, básicamente les estás tendiendo una trampa para que fracasen. Piensa en producciones creativas como obras de teatro, óperas o novelas. Aunque, por supuesto, es posible crearlas en grupo, lo cierto es que son más comunes (y eficientes) las creaciones individuales.

- Es frecuente estructurar y dirigir los equipos de formas que reprimen su potencial
Esto, en líneas generales, representa la dificultad de la vida corporativa que, en vez de facilitar las condiciones para que un equipo prospere, establecen estructuras que reprimen la productividad del equipo y el esfuerzo colaborativo. Puede ser burocracia, liderazgo débil, competición innecesaria, desánimo o conflictos interpersonales, métodos seguidos al pie de la letra, todo esto va mermando las probabilidades de que un equipo pueda desempeñar un trabajo de un modo productivo.

Entonces, ¿cómo podemos deshacernos de esas estructuras opresivas y liberar a nuestros equipos para que trabajen mejor juntos?

Lo primero, es identificar en que punto en el histograma de la evolución de nuestra organización estamos parados. Muchas veces buscamos implementar métodos probados, como si de una receta se tratase, olvidando que, si como individuos somos distintos, como grupo lo somos aún más.

Si buscas aplicar los métodos que hacen de Google lo que es, lo más probable es que tu y tu equipo terminen frustrados al ver que esto se vuelve más una barrera que un trampolín, y es que, ni tu equipo es el equipo que trabaja en Google, ni tu eres su CEO ni tus instalaciones las que ellos tienen.

¿Tiro la toalla?

No. Siempre hay que intentar crecer, y seguir las acciones de alguien exitoso es una gran guía, pero eso, una guía, debes pensar que lo que ellos hicieron les sirvió en sus condiciones y tomar sólo aquellas acciones que equiparan tu entorno actual.

Tu equipo es, igual que una orquesta, un conjunto que siempre hará música, pero sólo cuando consigues que cada uno de ellos encuentre su lugar y sienta (escuche) su contribución, conseguirás que desarrollen su armonía.

Nosotras podemos apoyarte a construir y generar un equipo de trabajo de éxito, contactanos.

APSICAT
Somos tu alternativa.
+52 (55) 4149 8791
contacto {arroba} apsicat.com

Te gusta este contenido?

Compartelo en tus redes sociales.

Tienes preguntas o necesitas más información?

No dudes en llamarnos al +52 (55) 4149 8791 (en la Ciudad de México)