Suerte

Caminando por la selva se topa con un león dormido.
Poniéndose de rodillas ante él, murmura: - Por favor, no me comas.
La bestia sigue roncando.
Esta vez grita: - ¡Por favor, no me comaaas!.
El animal no se da por enterado.
Temblando, le abre las mandíbulas y acerca su cara a los colmillos para volver a gritar el ruego.
Inútil. La fiera no despierta.
Histéricamente comienza a darle patadas en el trasero:- ¡No me comas! ¡No me comas! ¡No me comas!.
El león despierta, salta sobre él y, furioso, comienza a devorarlo.

El hombre se queja: “Qué mala suerte tengo”.

APSICAT
Somos tu alternativa.
+52 (55) 4149 8791
contacto {arroba} apsicat.com

Te gusta este contenido?

Compartelo en tus redes sociales.

Tienes preguntas o necesitas más información?

No dudes en llamarnos al +52 (55) 4149 8791 (en la Ciudad de México)